sábado, 17 de mayo de 2008

Los Tres Cerditos

(Adaptación de un cuento de los Hermanos Grimm)
Técnica: Lapiz bco, negro y 2 colores
Soporte: Hoja de color


En un bosque vivían tres cerditos que eran
hermanos. Un día decidieron construirse unas
casitas para protegerse del lobo.
– Construiré una casita de paja. Acabaré
enseguida y así podré ir a jugar – dijo el cerdito
pequeño.
– Yo la construiré de madera. Pesa poco y no me
cansaré – dijo el cerdito mediano.




– Yo la construiré de madera. Pesa poco y no me
cansaré – dijo el cerdito mediano.
– Pues yo la haré con ladrillos y, aunque me
cueste más tiempo y esfuerzo, será más
resistente – dijo el mayor.
Una mañana, apareció el lobo y empezó a
perseguir a los cerditos. Ellos se escondieron de
inmediato en sus casas: el pequeño en la de paja,
el mediano en la de madera y el mayor en la de
ladrillo.
– Aunque os escondáis, os atraparé. Soplaré y
soplaré y las casitas derrumbaré – gritó el lobo.
El lobo llegó a la casita de paja y, de un soplido,
la derrumbó.




Entonces el cerdito pequeño corrió a refugiarse
en casa de su hermano mediano, mientras el
lobo lo perseguía.
– ¡Ábreme la puerta, que el lobo me quiere
comer! – gritaba.
Los dos cerditos se encerraron en la casa de
madera, pero el lobo llegó, sopló, y la casita
derribó.




– ¡Corramos a casa de nuestro hermano! –
dijeron los cerditos.
Y se fueron tan deprisa como sus patas se lo
permitieron.
Cuando los tres cerditos estuvieron en la casa de
ladrillo, cerraron bien todas las puertas y
ventanas y pusieron una olla con agua al fuego.
– Ahora os escogeré a los tres – dijo el lobo antes
de empezar a soplar.
Sopló tan fuerte como pudo, pero la casita era
muy resistente y no logró derribarla. Después
intentó entrar por la puerta y por las ventanas,
pero estaban bien cerradas. Finalmente, trepó
hasta el tejado y descendió por el interior de la
chimenea. Entonces cayó sobre el agua
hirviendo que habían puesto los cerditos al
fuego y se escaldó.
Escapó de allí aullando y se cuenta que nunca
más quiso comer un cerdito.